martes, 7 de septiembre de 2010

Realismo vs. Credibilidad


Aún a riesgo de que los profetas del séptimo arte decidan- luego de leer las siguientes líneas- que merezco la crucifixión pública frente al predio adonde antes funcionó el Cine Club Núcleo, estoy convencido de que la más visible diferencia entre Sam Peckinpah y Luis Buñuel pasa por el uso de la sangre.
Mientras Peckinpah insistía que la sangre fuera lo más real posible en las escenas de violencia (usaba sangre de gallina y creo que hubiera usado la humana de no ser esta demasiado cara), Buñuel prefería no usar nada y dejar que el público imaginase la sangre.
Es que Peckinpah fué un cultor de lo real, mientras que Buñuel eligió el camino de lo creíble.
Un espectador sabe, por más emocionado que pueda estar frente a un film, que lo que ve es ficción, que la sangre no es de verdad. Su parte racional, aún aplastada y sumergida por emociones probablemente verdaderas y profundas, no acepta la verdad de lo que está viendo: sabe que no es cierto, aunque sienta que sí lo es.
En publicidad, donde al espectador lo llamamos consumidor, sucede exactamente lo mismo.
Cuando el consumidor está frente a un comercial, sabe que lo que está viendo es una ficción; que los modelos representan un libreto y que, muy probablemente, no consuman el producto que están publicitando; sabe que detrás de la apariencia fresca y natural del comercial, decenas de expertos (?) en marketing, investigación y publicidad pasaron meses discutiendo los más mínimos detalles del spot; sabe que la empresa auspiciante tiene afán de lucro; sabe que el mundo real no es como se lo están mostrando en ése momento en la pantalla.
Entonces, de qué sirve intentar convencerlos de aquello que sus conciencias de espectadores/consumidores no aceptan, con un realismo que - indefectiblemente- rechazarán?.
El consumidor sabe que lo que ve no es cierto, pero puede llegar a sentir que sí lo es.
Hace un par de décadas, una venerable agencia argentina firmó un auto-aviso que decía: "Convencer. No vencer".
Mi posición es exactamente al revés: "Vencer. No convencer". Vencer las barreras afectivas que el consumidor establece frente a la publicidad, para que- si el producto es bueno y competitivo-se convenza a sí mismo.
Hay que colocar el esfuerzo en el sentir, nunca en el saber.
Esta es una regla que tomo como áurea. Y las veces que la he contravenido fué porque el cliente- aún a pesar de mis esfuerzos en el sentido contrario- votó por un "slice of life". Y el cliente siempre tiene razón, sobre todo cuando comienza a insinuar que su relación con la agencia puede no ser eterna.

4 comentarios:

Eliana Truscello dijo...

Ricardo, espero que este aporte sea bienvenido, y si es imbécil, quizás me haya creído protagonista de un comercial o una película, a tal punto de pensar que lo podría estar viviendo. La diferencia que hacés de lo real y creíble la considero tan sabia como sensible, en la pintura, pasa algo parecido, no por figurativa es tangible, no por abstracta es inalcanzable, y como todo existen artistan que quieren vencer y otros concencer, creo que en este punto, el verdadero privilegiado es aquel espectador que cultivó su espíritu y sabrá apreciar las diferencias.
Felicitaciones por tu artículo.Eliana(que alguna vez cenó en Mamma Europa degustó platos deliciosos y se maravilló con la araña que creo era herencia familiar)

Eliana Truscello dijo...

Puede que me crucifiques, al cambiar tu nombre, Jorge, pero parece que a veces reboto en el mundo creíble y dejo de lado el real. Por cierto la araña es art deco, Eliana, por ahora al menos que la fantasía haga que me llame de otra forma.

jorge schussheim dijo...

Gracias, Amanda, ehhh, digo Estela...Eliana querida.
La araña no es herencia familiar. La manera de escribir, sí-

Eliana Truscello dijo...

Buenísimo, tu comentario, eh Norberto ehhhh Honorio ah! Jorge!!! igual la araña espectacular, si lo vez a Falcón mandale saludos!