jueves, 21 de octubre de 2010

Cómo achicar el triángulo de incertidumbre

Creatividad aplicada.

Cuando un navegante se pierde y no sabe cual de los 360 rumbos tomar, lo primero que debe hacer es buscar referencias para achicar lo que se llama "el triángulo de incertidumbre" con su sextante, GPS, pinula o lo que tenga a mano. Así, y aunque no logre el rumbo exacto, habrá trasnformado ese círculo en un ángulo lo más agudo posible.

Así, cuando se produce cualquier hecho político dado tal como hoy el asesinato de Mariano Ferreira, el triángulo de incertidumbre se reduce bastante formulando dos simples preguntas:
Quién gana?. Quién pierde?
Yo tengo mis respuestas. Espero las de ustedes.


8 comentarios:

La condesa sangrienta dijo...

Nadie gana.

La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por tanto nunca envíes a preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.
John Done

jorge schussheim dijo...

Gracias por su reflexión, siempre valiosa, mi querida condesa, Pero no hablo de poesía sino de la realpolitik.
Feo? Cierto. Realista? Temabièn cierto.

Dr_Plarr dijo...

...desde mi propio triángulo de incertidumbre (y angustia): ganan, tout-court, las oposiciones y pierde el gobierno...habrá otras dicotomías, esa es la mía (y si a alguien no gusta, esta vez no tengo otra, a mano)...Aparte (y recordando a Fogwill, quién tánto hubiese dicho): ¿navegante?...no me extrañaría, nada de la buena vida le es ajeno, parece...Un saludo cordial y admirado...

jorge schussheim dijo...

Se ganó la yogurtera, Dr_Plarr.
Se lo garantiza este viejo velerista y piloto de avión que aprendió bastante de navegaciones y más de incertidumbres.

La condesa sangrienta dijo...

No es poesía Jorge.
Cuando la muerte de un joven se mide en función del rédito (o descrédito) político, todos perdemos.

Cuando las estructuras mafiosas siguen siendo funcionales al poder político y no se desarticulan, todos perdemos.

Cuando la lucha por los derechos del trabajador se convierte en una guerra de empresarios que defienden sus intereses a sangre y fuego, todos perdemos.

¿Ud. quiere que le diga que perdió el gobierno? bueno, se lo digo: perdió el gobierno ¿pero acaso importa? ¿acaso les importa?

Un beso

jorge schussheim dijo...

querida Condesa: cuando gana el fascismo se terminan la vida y la poesía. Por eso sí importa. E importa mucho.

Guillermo dijo...

Diferente es lo que realmente sucede, de lo que las personas creemos que sucede. El hombre por lo general es proclive a hacer lo que quiere o lo que puede, y despues fabricar una mentira para engañar a los demás, pero principalmente a sí mismo, justificando porqué hizo lo que hizo. Por consiguiente, más allá de lo que realmente signifique el asesinato de Mariano Ferreira, probablemente la mayoría o bien sea indiferente, o bien haga una lectura errónea para tranquilizar su mala conciencia, creyendo las sandeces, cuando no hijaputeces que le venden (y bien caro)los medios que tanto defienden la libertad de empresa. En resumen, como de costumbre, gana la derecha, a quien todo le está permitido.

Al Fountain dijo...

Estaría de acuerdo con lo expuesto del fascismo aquí, siempre y cuando se acepte que existen muchas maneras de fascismo en esta Tierra, y a menudo de una forma imperceptible y "normal", con simples palabras.
El fascismo es horroroso, pero es una más de las facetas de este primate pretencioso. Cualquier posición es una pérdida de tiempo. Claro que no todos podemos ser perfectamente neutrales o imparciales. Cuando las palabras son más que palabras, algo ocurre.
Pero los maestros de la palabra son a menudo maestros de la razón y la maquinaria del mundo del hombre.
No hay real poesía en ello. No hay Belleza. Y es algo que carece de Vida.
Defender la imagen de sí mismo es una tarea que puede consumir el tiempo de alguien en esta Tierra.
Y otros, pues, irán tras eso, adorándolo.
Qué Poesía o Vida hay en ello?